Gandía, mochileando por la comunidad valenciana

gandia

gandia

Gandía 

Después de las primeras semanas de viaje, dejando atrás celebraciones y fiestas (picha aquí si no sabes de lo que hablamos), escabullendonos del frío y continuando con la búsqueda hacia el acercamiento a las personas llegamos a Gandía.

Allí a donde fuésemos recibidos iríamos.

A pesar de no tener claro el propósito de nuestro viaje, ni los sitios que visitar. Si trabajabamos la idea de dejarnos guiar por nuestras sensaciones y los deseos más urgentes.
Y lo más urgente en ese momento era el silencio. Dejar atrás el “timing” de la ciudad. Moverse por paisajes más despejados, verdes y silenciosos.

Seguir en dirección sur era lo único que teníamos claro, visitando los sitios allá donde fuésemos recibidos, en un recorrido previamente imaginado a lo largo de la costa mediterránea Española.

Nuevamente haciendo uso de CS, el cuál nos ayuda a contactar previamente con personas y lugares, iremos adaptando el trazado de nuestro camino en el mapa.

Cambios

Donde queda Gandía?

Desde Valencia salimos en Tren rumbo a Gandía, ciudad que se encuentra situada en el sureste de la provincia y de la que no habíamos oído hablar, hasta en estos últimos años gracias al bombardeo televisivo de un “Reality Show” que se filmó en la zona y que por supuesto, no tiene nada que ver con lo que a continuación contamos.

Partimos desde la estación Valencia Nord con el servicio de Renfe Cercanías en la línea C1, que tardo aproximadamente una hora, dejandonos en Gandía pueblo, que se encuentra a 20 minutos de la zona de Playas.

La zona de Playas es básicamente turística. En temporada baja son pocos los residentes en la zona.

Nuevamente, como en otros lugares de la costa, muchos bloques de edificios vacíos,reservados para alquiler turístico y ocupados masivamente en verano y fines de semana por miles de visitantes.

Las playas son amplias y limpias y disponen de todos los servicios.

Gandia

Adaptarse a los cambios.

Las sensaciones recojidas en esta ocasión se vieron afectadas probablemente por el estado emocional y espiritual por el que estábamos atravesando.

Llevábamos unas semanas de viaje, y aunque la suma de los días resultasen significativamente pocos, todo lo que habíamos vivido era realmente intenso.

El nerviosismo de los primeros días fué dando paso a la confianza y a la seguridad de estar viviendo y realizando una gran aventura. Ya era un echo consumado y nosotros comenzábamos a creernoslo.

Gandia

El cuestionamiento interno sobre lo que estábamos haciendo, fue transformándose y exteriorizándose.
El contacto con otras personas, otros lugares, ya no eran solo lugares y personas. Y en ellas comenzábamos a ver vidas y experiencias diferentes, costumbres,visiones y maneras de la vida.

Vernos en los otros.

En algún momento del camino, habíamos dejado de sentirnos completamente perdidos, y con algo mas de confianza nos fuimos haciendo cada vez más observadores.

En Gandía tuvimos la suerte de conocer a un gran grupo de chicos.

Llegamos a la estación de tren arrastrando la lluvia.

Allí nos recogen Izaac, su pareja Cristina y un amigo en común Julián.
Nos subimos al coche apretujados, cinco personas, mochilas, carrito, bolsas, chaquetas, (actitud mochilera: “donde cabe uno caben todos”) y pusimos rumbo a su casa.

Antes, pasamos a comprar algunas cosas para cocinar los próximos días como fuimos hablando.

Un nuevo lugar, nuevas personas, una nueva casa y nuevos mundos por descubrir. Ese era el panorama que se nos presentaba y al que íbamos poco a poco acostumbrandonos.

Allí pasamos unos días muy variopintos desde todos los puntos de vista.
Los días pasaron de grises y lluviosos a soleados y algo acalorados.
Y junto a ellos tuvimos oportunidad de conocer  los alrededores, sus amigos y familia.

Si hacemos un resumen del guión, rápidamente, en dos semanas pasamos de estar en nuestra casa, abrigados, tranquilos viviendo nuestra propia “peli” de vida, a vernos sumergidos e interactuando dentro de otra, con otras personas, ambientado en otro lugar y con una trama completamente diferente.

Fue entrar íntegramente a la vida cotidiana de otras personas en cuestión de horas.

TUSH!!! Te bajas del tren y de repente ya formas parte de una nueva familia, en una nueva casa en otra ciudad. Con todo lo que envuelve una familia.
Así que era inevitable sentir todo lo que ocurría y sucedía a nuestro alrededor. Lógicamente ellos continuaban su día a día tal cual lo hicieron ayer. Y de a ratos fue difícil ubicarse, conectar o tomar una posición. A veces nos sentíamos familia, en ocasiones visita, otras extraño, a veces vecino o conocido.Y para nada es un aspecto negativo. 

Gandia

Viajeros, no es lo mismo que turistas!

Izac y Cristina pasaron varios meses viajando por Sudamérica, tal vez allí donde la vida transcurre de otra manera a la que estamos acostumbrados por aquí y donde ellos vivieron sus experiencias CS como viajeros, marcaron esa transparencia y sencillez al mostrarnos la Gandía de los residentes, el día a día de ellos y su gente, dándonos la oportunidad de vivir unos días dentro de sus vidas.

Aún así, siguiendo con sus obligaciones diarias, los chicos sacaron tiempo y compromiso para llevarnos a conocer algunos sitios de la zona.

Gandia

Una excursión a la montaña junto a sus amigos, una visita al Marjal dels Borrons (una de las zonas húmedas más importantes de la provincia) y también hubo tiempo para alguna jamm sesion en casa.

También visitamos el centro social en donde Izac gestiona algunos talleres para los residentes del pueblo, visitamos a su hermano músico en donde también nos sentimos muy a gusto, (especialmente yo ya que tiene un estudio de grabación en su casa y una gran cantidad de instrumentos musicales que habitan todas las habitaciones de su casa) y pasamos unas horas compartiendo historias y escuchando sus trabajos.
Además aprendimos recetas nuevas, degustación de bebidas de la zona (imprescindible), y para cerrar la gran experiencia, la noche anterior a nuestra partida hubo reunión de amigos en casa y pasamos un buen rato jugando a la Fallera Calavera. Un juego de cartas adaptado a las costumbres y cultura tradicional de la comunidad Valenciana.(en valenciá claro)

Cristina, Izaac, Juli, Vicent, Jordi y toda su gente siempre estuvieron muy atentos con nosotros, solidarios y amables.

Gandia

Si planeas recorrer la comunidad Valenciana date un salto por Gandía.

Comer, Cagar y Dormir en Gandía

 

  • Para llegar a las playas deberás desplazarte en vehículo. Desde la misma estación salen autobuses hacia Gandía playa.
  • En Gandía pueblo hay mas opciones y variedad de comercios. No los hay tanto en la zona de Playas y además el precio es un poquito mas elevado.

Gandia

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Share on TumblrTweet about this on Twitter
0 votes

Deja un comentario